Los universitarios agrupados en la Confech enviaron ayer una petición a Joaquín Lavín, donde se le solicita ayuda “inmediata y eficaz” para todos los estudiantes afectados por el terremoto del pasado 27 de febrero, ya que aseguran que el nuevo ministro no ha hecho nada ante las demandas relacionadas con la Educación Superior.

Entre las cosas más importantes que pide la Confech, está el hecho de reabrir el Formulario Único de Acreditación Socioeconómica (FUAS), para que así los estudiantes sean reacreditados, teniendo en cuenta la situación de todos aquellos que están complicados económicamente, luego del terremoto que azotó a miles de familias chilenas.

El objetivo fundamental que tiene todo esto es que “se mantenga la permaniencia de los estudiantes en los establecimientos y mejorar la ayuda a familias que hoy día asumen los altísimos costos de la educación y que cuentan con esta herramienta como principal vía de desarrollo personal y social”.

La solicitud incluye otorgar un beneficio de $113.00 a todos los alumnos afectados, para costear los gastos de alojamiento, materiales y transporte. Por su parte, se quiere que la alimentación pueda ser cubierta con un aumento de las Becas de Alimentación (BAES).

Los integrantes de la Confech aseguraron que si no existe una respuesta del gobierno a su petición antes del 12 de mayo, se realizarán movilizaciones estudiantiles que incluirían paros de algunas universidades que están involucradas.